16/8/09

«En 2012 los síntomas de la futura glaciación serán evidentes, el calentamiento global es un timo»




El autor de 'Calor Glacial' asegura que la ONU es el zorro cuidando a las gallinas

Recorrió durante años todos los vericuetos del planeta en busca de testimonios de climatólogos y llegó a una conclusión: el cambio climático en que está inmerso el planeta conduce a una inminente glaciación. Luis Carlos Campos, periodista, y autor de Calor glacial niega la teoría de la ONU.

- Afirma que el cambio climático conduce a una glaciación. ¿Podría concretar en qué se basa?- Me baso en ciencia. Me amparo en los ciclos solares que son los que rigen el clima y las temperaturas y no el C02 como nos venden los calentólogos, científicos que se basan en simulaciones por ordenador y hablan de calentamiento global. Especulaciones prefabricadas hechas para engañar y pedir dinero. -
Entonces, ¿qué provoca el efecto invernadero?-
Los gases de la Tierra funcionan como una manta en la Atmósfera. El calor que nos llega del Sol rebota hacia el cielo y queda retenido. El mayor gas invernadero es el vapor de agua, que supone el 96%. La influencia invernadero del C02 en la historia supone sólo el 0,00022% del total de gases, según Khilyuk y Chillingar. Sin efecto invernadero viviríamos una glaciación permanente.- Achaca al Sol la glaciación - Los ciclos solares son matemáticos. Hay manchas cíclicas que regulan el clima del sistema solar. Cuando desaparecen, nos enfriamos. Según los ciclos nos acercamos a una mini glaciación que empezará en 2012, en el inicio del ciclo solar 24. En 2030 entramos en el mínimo de Gleissberg, llegando al pico en 2080-90. Cuando esto pase nos congelaremos, como en el siglo XVII con el mínimo de Maunder: El Ebro se congelaba y había icebergs en Baleares. - Pero las temperaturas suben - Medio grado en dos siglos, 0,6º, una miseria que muestra el tipo de pufo al que nos enfrentamos. Hasta la NASA reconoce que la mitad de este aumento se debe al C02 y la otra a los ciclos solares. Es decir ...¿0,3º por el supuesto C02! ¿Medio grado es peligroso? Sin susto, no hay dinero. La civilización se desarrolló gracias al calor. - ¿Así que la naturaleza es la «culpable» de la situación?- El calentamiento de Marte es una prueba capital. Nadie ha demostrado que el hombre sea el culpable. Emitimos 6.000 millones de toneladas de C02 y en la atmósfera hay 750.000. Esto jamás podría causar un cambio climático. -
¿Y los informes de la ONU que demuestran un progresivo calentamiento y el deshielo de los polos?-
Los expertos de la ONU usan la palabra «probablemente» unas veinte veces en su informe de 2007. Creo que está manipulado. Ganan mucho dinero a costa del pánico creado. Detrás de Kioto están los grandes bancos y petroleras y eléctricas, como Shell -Greenpeace es accionista-... para vendernos las insostenibles renovables sin futuro, como denuncia Hayden en El fraude solar. La ONU es el zorro cuidando a las gallinas. ¿Nos pide 200.000 millones al año! - ¿Podría dar un ejemplo? - Los glaciares de la Tierra los mide un organismo de la ONU que monitoriza treinta en nueve zonas, cuando hay más de 160.000. -
¿Existen luchas intestinas en la ONU? -
Muchos expertos se van al ver la corrupción que existe en los informes. Frederick Seitz, ex presidente de la academia de ciencias de EE UU, salió espantado y es ahora un gran escépticos. Los capos del IPCC son Mario Molina y Susan Solomon, que inventaron la estafa del agujero de ozono -a niveles de principio de la historia, su adelgazamiento es natural-. -
¿Las anomalías climáticas tienen que ver algo con todo esto?-
El clima está loco y ya acontecen hechos inusuales en la biología, meteorología o geología, como aumento de terremotos, inundaciones, olas de frío y calor, varamiento de ballenas, etc - Su teoría asusta En las glaciaciones o miniglaciaciones en verano se podrá ir a la playa en muchas zonas o vivir normalmente en sitios como Brasil. El proceso de enfriamiento es gradual, pero abrupto cuando la glaciación llega a su cota más alta. - Varios prestigiosos científicos corroboran su teoría...- Abdusamatov confirmó contra corriente mi tesis. Es el inventor de aparatos para medir variaciones del Sol. Es fuente de autoridad. El doctor Bokov, del AARI, principal instituto polar del mundo, también me apoya. Fue el único científico que predijo el tsunami del Índico con su método. -
¿Qué opina de Al Gore?-
Es un paranoico predicando en un púlpito y un político fracasado que no sabe de ciencia. Cuando era vicepresidente no firmó Kioto y ahora es pro Kioto. Es un hipócrita que cobra hasta 40 millones de pesetas por conferencia.- Dice que en EE UU están en alerta contra una glaciación. ¿Cree que los gobiernos están preparados?-
Existen informes del Pentágono que han sido publicados. Existen programas de rescate. Los Gobiernos no están preparados. Pero no se puede hacer nada, sólo migraciones y estar mentalizados para una nueva situación vital, geológica y económica.
Fuente: DiarioVasco.


Noticia Relacionada:
El calentamiento global pronto puede cambiarse en enfriamiento
Enviado por Nukem ΠΛΑΝΗΤΕΣ el 18/10/2007 a las 18:56

Oleg Sorojtin, Instituto de Oceanografía, doctor en Física y Matemáticas. Mi consejo es categórico y bien simple: como dicen los rusos, "abastézcanse de botas de fieltro y ropa de abrigo en general".
Ahora presenciamos el punto máximo de uno de los calentamientos temporales que empezó ya en el siglo XVII, cuando aún ni se hablaba de la influencia antropogénica que sobre el clima ejercen las emisiones de gases de efecto invernadero. La subida de la temperatura tiene origen natural bien manifiesto y no depende del "efecto invernadero" ni de gases invernadero. Las causas verdaderas del cambio climático se deben a la irregularidad de la radiación solar, a presesión (cambio del eje) del movimiento de rotación terrestre, a la inestabilidad de corrientes oceánicas, a la desalación y salinización de aguas superficiales del Océano Glacial Ártico, etc. Pero la principal causa radica en la actividad y luminiscencia solar. Cuanto más alto es este índice, más alta es la temperatura.
Los astrofísicos que estudian la actividad solar, han descubierto dos variantes de sus ciclos: uno es de 11 años y el otro, de dos siglos. Estos ciclos son determinados por el cambio del radio y el área de la superficie radiante del Sol. A juzgar por datos recientes (me sirvo de los datos facilitados por Habibullah Abdusamátov, director del laboratorio de investigaciones espaciales en el Observatorio de Púlkovo), el punto máximo de calentamiento acaba de pasarse ya, y ahora bastante pronto, ya hacia el año 2012, la temperatura comenzará a descender de forma sensible. Las fases del mínimo de actividad solar, acompañadas de un considerable descenso de temperatura, deben esperarse hacia 2041. El clima frío se mantendrá durante 50-60 años como mínimo.
Los ecologistas no comparten esta opinión mía y propugnan la teoría de los llamados "gases de efecto invernadero". Según la opinión general, estos gases, concretamente el bióxido del nitrógeno, calientan la atmósfera, deteniendo el calor cerca de la superficie del planeta. Semejante idea fue expresada ya a finales del siglo XIX por el físico-químico sueco Svante Arrenius, Premio Nobel, y desde entonces se cree en ella a pie juntillas, sin que se haya comprobado seriamente. Este punto de vista prevalece también en nuestros días, y en el mismo se basan las decisiones y documentos de las más serias organizaciones internacionales, incluido el Protocolo de Kioto del Convenio Marco sobre Cambio Climático de la ONU, firmado por casi 150 países. Es un ejemplo ilustrativo de cómo una hipótesis científica puede pasar a prevalecer poco a poco en el área política y económica. Quienes elaboraron el Protocolo de Kioto y lo propugnaron se basaron en ideas falsas. Y como resultado, los gobiernos de los Estados desarrollados se ven obligados a gastar sumas astronómicas para combatir el efecto antropogénico sobre la atmósfera. ¿En qué medida todo eso está justificado? ¿No estamos luchando contra molinos de viento?
La culpa del "efecto de invernadero" de que la temperatura suba es dudosa; en todo caso, no está demostrada científicamente. La variante clásica de "calentamiento invernadero" es demasiado simple para corresponder a lo que en realidad sucede. En realidad, en la atmósfera, especialmente en sus capas densas, se producen procesos mucho más complicados. Por ejemplo, el calor en el cosmos no se irradia tanto sino se traslada por los flujos de las masas aéreas, siendo este hecho ya otro mecanismo absolutamente distinto que no provoca elevación de la temperatura global.
La independencia de la temperatura de la troposfera (la parte inferior y más densa de la atmósfera) respecto a la concentración de gases de efecto invernadero ha sido demostrada no sólo en teoría sino que se confirma empíricamente. El estudio de las muestras del manto glacial de Antártida (los testigos de los taladros abiertos fueron tomados en la zona de la estación rusa "Vostok") no desmiente la relación de principio entre tales parámetros como la cantidad de gas carbónico en la atmósfera y el cambio de su temperatura. Es importante saber, sin embargo, qué es la causa y qué, su efecto.
Queda aclarado que la curva de oscilaciones de temperatura siempre se ha adelantado un poco al cambio de la concentración de dióxido de carbono (СО2). Por consiguiente, la subida de la temperatura es un fenómeno primario. El calor calienta la capa superior del océano, que es el deponente principal del ácido carbónico (lo contiene 60-90 veces más que la atmósfera), y de ahí resulta un "efecto champaña". Si la botella está caliente, de ella se escapa un chorro, y si está enfriada el gas se porta de manera pasiva.
Al calentarse, el océano comienza a emitir más ácido carbónico que sube a la atmósfera. Su presencia aumenta el factor antropogénico (no se puede negarlo rotundamente), mas su proporción es muy insignificante y, por tanto, no cuenta mucho. En todo caso, dadas las emisiones industriales de СО2, cuya cantidad llega a 5-7 mil millones de toneladas anuales, la temperatura en la Tierra no cambiará prácticamente hasta 2100. Y aun cuando la concentración de gases de efecto invernadero se duplica, el hombre no va a sentirlo.
El gas carbónico no sólo no ejerce ninguna influencia negativa sobre el clima, sino incluso es útil, estimulando el desarrollo de la vida sobre la Tierra, siendo el "pan" de las plantas. Lo evidencia en particular, "la revolución verde": un brusco aumento universal de la eficiencia de los cultivos agrícolas a mediados del siglo XX. Los datos que indican la relación proporcional directa entre el rendimiento de la agricultura y la cantidad de СО2 en el aire, han sido confirmados mediante muchos experimentos.
La influencia que el ácido carbónico ejerce no se manifiesta en el cambio del clima sino, más bien, en la actividad sinóptica. СО2 absorbe la irradiación infrarroja lo que es hecho probado. Supongamos que en las capas adyacentes al suelo el aire se ha calentado hasta que el gas carbónico que el aire contiene ha absorbido la irradiación infrarroja. Como resultado, la radiación se pierde, y su energía se comunica a los movimientos oscilatorios del gas, lo que provoca la ampliación y pérdida del volumen. El aire sube a la estratosfera y de allí bajan flujos fríos, es decir las capas se entremezclan. La temperatura prácticamente no cambia, pero circula la actividad sinóptica, a saber: se aceleran ciclones, anticiclones, etc. A ello se deben fenómenos naturales como huracanes, tormentas, tornados y otros. Su intensidad puede depender en cierta medida del grado de concentración de СО2, de manera que en la lucha contra estos cataclismos la disminución del gas carbónico en la atmósfera podría surtir un determinado efecto.
El gas carbónico no tiene nada que ver con el cambio climático global. Al menos porque la actividad solar por su energía es miles de veces más fuerte que toda la energía que la humanidad genera. En general, el efecto antropogénico significa para la naturaleza menos que la picadura de mosquito para el hombre.
En principio, en la Tierra no puede haber una catástrofe climática. De todos los planetas del Sistema Solar solamente la Tierra posee atmósfera única que garantiza un clima favorable para el desarrollo de formas superiores de vida. Esto se debe a un favorable concurso de muchas circunstancias: al hecho de que el Sol es una "estrella quieta" y a que la Tierra está situada a una óptima distancia de ella, a que nuestro planeta tiene un satélite macizo como la Luna, etc. Las condiciones climáticas confortables en nuestro planeta se han formado también gracias a los enlaces recíprocos entre la evolución de la biota terrestre y el desarrollo de la atmósfera.
Estos enlaces recíprocos reguladores son los más diversos, siendo de notar que el principal funciona a través del albedo (la capacidad de reflejar la radiación) de la Tierra que actúa como regulador original del régimen térmico de nuestro planeta. Supongamos que el clima se ha hecho más cálido (como ahora). De ahí que aumenta la capacidad de evaporización del océano, aumenta el manto nuboso que frena la energía solar y, por consiguiente, baja la temperatura. Y por el contrario.
¿Cómo asumir una actitud razonable hacia el problema del clima? Aceptar con tranquilidad y pragmatismo la realidad que la naturaleza nos ofrece. No vale la pena entregarse al pánico a propósito del "rápido deshielo" (con la consiguiente desaparición) del Océano Glacial Ártico. Los investigadores del polo afirman, por cierto, que los casquetes glaciales de Ártico y Antártico sólo aumentan. En perspectiva el futuro de la Tierra promete ser afectado por un nuevo período glaciario que, según muestran los cálculos físico-matemáticos, será aun más severo que el del pasado. Europa se helará, el glaciar bajará hacia una zona al Sur de Moscú. Pero todo esto no ocurrirá antes de que pasen 100 mil años.
Mas de momento quisiera tranquilizar a los europeos mediante el hecho de que el Gulf Stream sólo desviará de su curso en caso de que por alguna obra de magia se le quite su energía y no le alcancen fuerzas para llegar a las zonas del Norte. Pero es poco probable que la naturaleza lo permita.
Oleg Sorojtin es el autor de más de 300 estudios científicos, 9 monografías y varios libros de los que el último, que se titula "Evolución y pronóstico de los cambios climáticos en la Tierra", fue publicado en 2006. Es científico benemérito de la Federación Rusa. Participó en varias expediciones antárticas y oceanográficas y es especialista en el campo de la evolución global de la Tierra y el desarrollo de los océanos y el clima.
Fuente: Ria Novosti.

2 comentarios:

  1. Within the you decide as a way to pick a shirt, polo may perhaps perhaps be the choice to go.
    It has a rubber outsole always presents the most effective quantity of extender and durability.
    Its content material is man-made buff overlays when
    considering strategic support. I will give you choices to
    different shoes so you can have a solution. http://susansaves.
    org/interact/boards/member.php?u=5220

    my web page :: nike max air shoes

    ResponderEliminar
  2. Person involved inside campaign must be very clear about
    these issues. the Nike Zoom, or you can decide the more modern design Nike Dunks.

    Nike's shoes and workout shoes are a aspect more expensive in contrast that of the most important other brands. Leon Levin offers a large spectrum of colors and combinations.. http://www.jokemusic.jp/index.php/%E5%88%A9%E7%94%A8%E8%80%85:GraceCLDE

    Have a look at my page ... white air max

    ResponderEliminar